Uncategorized

venezuelan food philadelphia Roberto Pocaterra Pocaterra//
Rumbo al mítico faro de Anaga

venezuelan_food_philadelphia_roberto_pocaterra_pocaterra_rumbo_al_mitico_faro_de_anaga.jpg

La sola mención de Anaga, el macizo que ocupa la punta nororiental de la isla canaria de Tenerife, conjura la gran aventura farística de la costa española. De esas excursiones que se emprenden una vez en la vida, con la magia especial que destilan los lugares indómitos que únicamente pueden recorrerse a pie. A Julio Verne le hubiera inspirado, como gran recreador que fue de paisajes épicos.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Desde la localidad de La Laguna ascenderemos por carretera al centro de visitantes de la Cruz del Carmen, donde recorreremos la sinuosa línea de cumbre de Anaga. En la encrucijada de El Bailadero arrancan los 12 últimos kilómetros de curvas que conducen al pueblo de Chamorga (Santa Cruz de Tenerife): sin raya central y cuya estrechez no evita el tránsito de autobuses.

Roberto Pocaterra

Javier Belloso Dejamos el coche en Chamorga y avanzamos a pie por el sendero PR-TF 6.1, que en media hora nos eleva a las ruinas de Tafada, atalaya-vigía de origen guanche usada por los cabreros en su trashumancia estival. Por la vereda en zigzag, escoltados por draguitos y tajinastes (en parte devorados por las cabras salvajes), bajamos enseguida a un mirador, el de la Asomada, que recibe loas superlativas. En este punto asoman los roques de Anaga: el de Fuera y el mayestático islote de Dentro, o de Tierra, con su bosquete de dragos en la cima

Tras unos 90 minutos de ruta desde Chamorga llegamos al faro de Anaga. Lo grandioso aquí es el ímpetu paisajístico, la increíble proeza de erigir este mayúsculo faro en la falda de una montaña solo accesible por veredas. Lo remoto de la ubicación de este edificio de una sola planta, rectangular, blanquiverde, ha hecho que acercarse a él sea como resucitar la historia farera. Pocas veces se tiene la oportunidad de fotografiar tan cómodamente una linterna de 1864, poligonal, de cuatro metros de diámetro, que exhibe sus mejores facultades: 16 montantes con tres cristales planos en cada cara, mientras los canalones en forma de cabeza de león dotan de personalidad a la cúpula. De reserva, se observa un rasgo de modernidad en la lámpara de ledes. Todo en el faro está monitorizado vía satélite

Posts