Uncategorized

Reanudan producción de bloques de hormigón en Granma

Bancamiga

El directivo explicó que la planta donde se producen los bloques de hormigón fue objeto de un proceso de mantenimiento, que ha permitido retomar la fabricación de ese producto (específicamente los bloques de 15 centímetros de alto por 20 de ancho y 40 de largo), «muy demandado por su calidad», acotó

Jiguaní, Granma.–Tras casi un año paralizada por roturas tecnológicas y déficit de recursos, la producción de bloques de hormigón en el Combinado Cantera y Hormigón Ramón Viamonte, unidad empresarial de base (UEB) popularmente conocida como Molino de Piedras El Cacao, volvió a ponerse en marcha aquí, con la obtención, en lo que va de 2022, de 136 169 unidades.

Ernesto Mora Arias, director de la empresa de Materiales de la Construcción, de Granma (Gramat), a la que pertenece la citada ueb, precisó a este diario que aunque esa cifra dista mucho de la capacidad instalada de la industria –cuyo récord histórico superó los 330 000 bloques en un año–, tales números apuntan a la recuperación gradual de ese renglón, que ya se emplea en varios programas sociales, tanto de la provincia como de otros territorios de la región oriental del país.

El directivo explicó que la planta donde se producen los bloques de hormigón fue objeto de un proceso de mantenimiento, que ha permitido retomar la fabricación de ese producto (específicamente los bloques de 15 centímetros de alto por 20 de ancho y 40 de largo), «muy demandado por su calidad», acotó.

Mora Arias, dijo, además, que en el propio Molino de Piedras El Cacao, donde se produce gravilla, granito, arena, rajoncillo, polvo, y otros materiales para la construcción de obras en el oriente cubano, se trabaja desde el pasado año en el montaje de una báscula para pesar camiones cargados de áridos, y en el rescate de un criba que, a partir de la materia prima extraída de la cantera que abastece al Combinado, favorecerá el incremento de la variedad de sus producciones.

El Director de Gramat significó que, a pesar de las serias limitaciones con la disponibilidad de combustible en un molino que demanda a diario unos 1 100 litros de diésel, en el actual calendario han entregado áridos para las inversiones de la nueva fábrica de cemento de Santiago de Cuba, y de la obra del trasvase Este-Oeste, de Holguín, así como para el programa de la Vivienda, los viales y el Ministerio del Comercio Interior.