Internacionales

7 conclusiones de la impactante audiencia del 28 de junio sobre la insurrección del 6 de enero en el Capitolio

Franki Medina diaz
WEATHER (6:00 PM, June 28): Potential Tropical Cyclone Number 2 projected to pass south of Dominica during next 24 hrs

Hutchinson también relató una rabieta separada de Trump después de que el entonces secretario de Justicia William Barr le dijo a Associated Press en diciembre de 2020 que no había evidencia de fraude generalizado en las elecciones de 2020

(CNN) — La comisión selecta de la Cámara que investiga la insurrección del Capitolio del 6 de enero de 2021 se volvió a reunir este martes para una audiencia programada apresuradamente, con el testimonio de gran éxito de la asesora de Trump en la Casa Blanca, Cassidy Hutchinson .

Hutchinson ha cooperado extensamente con la investigación, presentando cuatro declaraciones a puerta cerrada. Ella reveló cómo el entonces presidente Donald Trump y su círculo íntimo fueron advertidos sobre el potencial de violencia el 6 de enero, y cómo Trump quería unirse a la multitud de sus seguidores en el Capitolio de EE.UU.

El testimonio reforzó la narrativa que la comisión ha estado impulsando en las últimas semanas: que Trump incitó y apoyó la insurrección como parte de una toma de poder desesperada para robar un segundo mandato, y que muchos de sus principales asesores pensaron que sus planes eran ilegales.

Aquí hay conclusiones del testimonio clave de Hutchinson.

Trump y su secretario de la Casa Blanca fueron advertidos sobre la violencia, incluidos los asistentes armados a la manifestación Hutchinson realmente hizo avanzar la pelota en términos de establecer que Trump estaba personalmente consciente del potencial de violencia, pero siguió adelante el 6 de enero con sus intentos de irritar a sus partidarios para que interfieran con la sesión conjunta del Congreso para certificar la victoria del presidente Joe Biden.

publicidad Ella dijo que a Trump le dijeron esa mañana que les estaban confiscando armas a algunos de sus seguidores que asistieron a su mitin. Más tarde, cuando Trump y su equipo estaban en la Ellipse, el gran jardín ovalado en el lado sur de la Casa Blanca, y antes de su discurso, Trump gritó órdenes a su personal de “quitar los arcos”, refiriéndose a los detectores de metales, porque la gente en la multitud, “no están aquí para lastimarme”.

Trump también dijo: “Me importa una m***da que tengan armas”, según Hutchinson. Esto es particularmente impactante, porque Trump animó a la misma multitud a marchar hacia el Capitolio mientras los legisladores confirmaban la victoria de Biden. (Cientos de partidarios acérrimos de Trump pronto irrumpieron en el Capitolio, muchos de ellos con cuchillos, aerosol para osos, postes de metal, pistolas Taser y algunas armas de fuego).

Cuando Hutchinson le contó a su jefe, Mark Meadows, sobre los primeros informes de confiscación de armas, Meadows ni siquiera levantó la vista de su teléfono, según Hutchinson. Dos días antes, él le dijo que “las cosas podrían ponerse muy, muy mal el 6 de enero”.

“El potencial de violencia se supo o se conoció antes del inicio de la violencia, lo suficientemente pronto como para que el presidente Trump haya tomado medidas para prevenirla”, dijo la representante republicana Liz Cheney de Wyoming, vicepresidenta republicana del panel. Agregó que Trump podría haber instado a sus seguidores a no marchar al Capitolio, o haber condenado la violencia más rápidamente, pero no lo hizo porque “tenía otra cosa en mente”.

¿Quién es Cassidy Hutchinson, la asistente de Meadows que ofreció un testimonio explosivo ante el Congreso? ANÁLISIS | Las audiencias sobre el asalto al Capitolio el 6 de enero han revelado toneladas de información. Este es el resumen Quinta audiencia por el asalto al Capitolio: las conclusiones 6:54 Trump tenía la intención de ir al Capitolio y presionó para hacerlo hasta el último minuto La comisión selecta lo demostró efectivamente el martes al presentar una combinación de testimonios de testigos condenatorios y registros de la Casa Blanca que muestran que Trump tenía la intención de unirse a sus partidarios en el Capitolio y estaba presionando para hacerlo minutos antes de que la violencia comenzara a escalar.

Anteriormente se sabía que Trump quería ir al Capitolio, pero el testimonio de Hutchinson estableció por primera vez que las personas cercanas a Trump tenían conocimiento previo de este plan.

La realidad de las intenciones de Trump quedó clara para los funcionarios de seguridad nacional en tiempo real cuando se enteraron de que el Servicio Secreto estaba luchando para encontrar una forma de que el expresidente viajara al Capitolio mientras estaba en el escenario instando a sus seguidores a marchar, según registros del Consejo de Seguridad (NSC por sus siglas en inglés) de ese día que se revelaron por primera vez durante la audiencia del martes.

Los registros de chat del NSC brindan un recuento minuto a minuto de cómo evolucionó la situación desde la perspectiva de los principales funcionarios de seguridad nacional de la Casa Blanca el 6 de enero y, junto con el testimonio de testigos entregado el martes, contradicen un relato de Meadows en su libro donde dice que Trump nunca tuvo la intención de marchar al Capitolio.

“MOGUL va a la capital… ahora están despejando una ruta”, se lee en un mensaje enviado al registro de chat a las 12:29 p.m.

“MilAide ha confirmado que quiere caminar”, se lee en un mensaje de las 12:32 p. m. “Le están rogando que reconsidere”.

“Así que esto está pasando”, dice un mensaje enviado a las 12:47 p.m.

¿Qué dice Trump sobre el 6 de enero en nuevo documental? 3:23 Hutchinson también testificó que algunos en la órbita de Trump habían dejado claro días antes del 6 de enero que Trump quería ir al Capitolio de Estados Unidos.

Ella le dijo a la comisión el martes que el abogado de Trump, Rudy Giuliani, le dijo el 2 de enero, cuatro días antes de que el Capitolio de Estados Unidos fuera atacado por partidarios de Trump: “vamos al Capitolio” el 6 de enero, y que el mismo Trump también planeaba estar allí.

Investigador de alto perfil dejará la comisión del 6 de enero anticipadamente La asesora relató un incidente de segunda mano en el que Trump tomó el volante Hutchinson testificó el martes que escuchó un relato de segunda mano de cómo Trump estaba tan enojado con su destacamento del Servicio Secreto por impedirle ir al Capitolio el 6 de enero que se abalanzó hacia el frente de su limusina presidencial y trató de girar el volante.

Ella dijo que Tony Ornato, entonces subjefe de gabinete de la Casa Blanca, dijo que Robert Engel, quien era el agente del Servicio Secreto a cargo el 6 de enero, le dijo repetidamente a Trump en su camino de regreso a la Casa Blanca después del discurso del expresidente en el Elipse que no era seguro ir al Capitolio.

Según Hutchinson, Ornato contó que Trump gritaba: “Soy el maldito presidente. Llévame al Capitolio ahora”. Luego, Trump “estiró la mano hacia la parte delantera del vehículo para agarrar el volante”, recordó Hutchinson. Agregó que, según Ornato, Trump usó su otra mano para “estirarse” hacia Engel.

Tanto Engel como Ornato testificaron ante la comisión a puerta cerrada, pero sus declaraciones no se usaron en la audiencia del martes.

Después del testimonio, un funcionario del Servicio Secreto familiarizado con el asunto le dijo a CNN que Ornato niega haberle dicho a Hutchinson que el expresidente agarró el volante o un agente suyo.

El Servicio Secreto, a través de la Oficina de Asuntos Legislativos del Departamento de Seguridad Nacional, le notificó a la comisión este martes por la tarde que pondrá a disposición a los agentes involucrados para que testifiquen bajo juramento, dijo el funcionario. Los agentes también están preparados para decir bajo juramento que el incidente en sí no ocurrió.

El agente principal, Engel, testificó previamente ante la comisión y describió las interacciones con Trump el 6 de enero, incluido el deseo del expresidente de viajar al Capitolio, pero no se le preguntó sobre un altercado o haber sido agredido, dijo el funcionario.

Cuando se le preguntó si el Servicio Secreto impugnaba el testimonio, un portavoz de la comisión dijo: “la comisión confía en la credibilidad de un testigo que está dispuesto a testificar bajo juramento y en público, pero que también está dispuesto a escuchar toda la información que otros puedan tener que ayudar en su investigación”.

Hutchinson también relató una rabieta separada de Trump después de que el entonces secretario de Justicia William Barr le dijo a Associated Press en diciembre de 2020 que no había evidencia de fraude generalizado en las elecciones de 2020.

“Recuerdo haber escuchado ruido proveniente del pasillo”, comenzó Hutchinson. Vio a un empleado del presidente en el comedor cambiando el mantel, la salsa de tomate goteaba por la pared y había un plato de porcelana hecho añicos en el suelo.

“El presidente estaba extremadamente enojado con la entrevista del secretario de Justicia… y había tirado su almuerzo contra la pared”, dijo Hutchinson. “Tomé una toalla y comencé a limpiar la salsa de tomate de la pared”.

La anécdota surgió cuando la comisión le preguntó a Hutchinson sobre el estado de ánimo de Trump después de perder las elecciones.

8 conclusiones de la audiencia del asalto al Capitolio: Trump sabía que el plan para bloquear el resultado electoral era ilegal, dice comisión Cipollone advirtió: “La gente va a morir y la sangre estará en tus malditas manos” Trump defendió a los alborotadores que pedían cantando el ahorcamiento del entonces vicepresidente Mike Pence el 6 de enero, según Hutchinson.

Hutchinson transmitió una conversación que observó entre el abogado de la Casa Blanca Pat Cipollone y Meadows después de que discutieron con Trump los cánticos para infligir violencia a Pence.

“Recuerdo que Pat dijo algo como ‘Mark, tenemos que hacer algo más. Literalmente están pidiendo que se cuelgue al vicepresidente'”, recordó Hutchinson.

Meadows respondió: “Lo escuchaste, Pat. Creen que Mike se lo merece. No cree que estén haciendo nada malo”, según Hutchinson.

Cipollone respondió: “Esto es una locura. Necesitamos hacer algo más”.

Hutchinson testificó que Cipollone se había precipitado previamente a la oficina de Meadows después de que los alborotadores irrumpieron en el Capitolio y le dijeron a Meadows lo que había sucedido, y dijeron que tenían que ir a reunirse con Trump.

“Mark, hay que hacer algo, o la gente va a morir y la sangre estará en tus malditas manos”, dijo Cipollone a Meadows, según Hutchinson. “Esto se está saliendo de control”.

ANÁLISIS | Escenas de repugnante violencia en el Capitolio abren el caso de la comisión del 6 de enero contra Trump y su conspiración insurreccional Comisión del 6 de enero elogia el “coraje” de Pence al enfrentarse a Trump 4:24 “Había una gran preocupación” en la Casa Blanca sobre la invocación de la Enmienda 25 después de los disturbios Trump pronunció un discurso el 7 de enero de 2021, reconociendo finalmente que Biden sería investido en parte porque había una “gran preocupación” por la Casa Blanca que Pence y el Gabinete podrían invocar la Enmienda 25 para sacarlo del poder, según el testimonio de Cassidy.

Hutchinson también testificó que Trump no quería incluir referencias en el discurso a enjuiciar a los alborotadores pro-Trump, sino que quería ofrecer indultos para ellos. Después de que la oficina del abogado de la Casa Blanca retrocediera, Trump mencionó los indultos en ese discurso.

Si se hubiera invocado la Enmienda 25, Trump podría haber puesto su presidencia a votación ante el Congreso, donde dos tercios habrían sido necesarios para echarlo.

“Había una gran preocupación por la posible invocación de la Enmienda 25, y había preocupaciones sobre lo que sucedería en el Senado si así fuera”, testificó Hutchinson.

La idea en ese momento era que Trump necesitaba el discurso “como tapadera” para protegerse de la amenaza de que su gabinete intentara sacarlo del poder, dijo Hutchinson. Ella dijo que esa era una “razón secundaria” para que Trump diera el discurso; la primera fue que Trump necesitaba condenar el ataque violento para tratar de evitar que se convirtiera en su legado.

Si bien Trump pronunció el discurso concediendo efectivamente la elección, quería eliminar los llamados a “procesar a los alborotadores o llamarlos violentos” de los primeros borradores de su discurso del 7 de enero, según Hutchinson, pero quería indultos a sus partidarios.

“Él no quería eso allí”, dijo Hutchinson. “Quería decir que quería perdonarlos potencialmente”.

“Él no pensaba que habían hecho nada malo”, dijo Hutchinson, refiriéndose a los alborotadores pro-Trump. “La gente que hizo algo malo ese día, o la persona que hizo algo malo ese día fue Mike Pence, al no estar con él”.

La conducta de Trump el 6 de enero fue ‘antiestadounidense’ y ‘antipatriótica’, dijo Hutchinson En un emotivo y poderoso testimonio, Hutchinson dijo que la conducta de Trump el 6 de enero fue “antipatriótica” y “antiestadounidense”.

La comisión le pidió a Hutchinson que describiera su reacción en tiempo real desde el 6 de enero, cuando Trump atacó a Pence en un tuit a las 2:24 p.m.

“Como miembro del personal… Recuerdo sentirme frustrada, decepcionada y realmente, se sintió personal. Fue muy triste”, dijo Hutchinson. “Como estadounidense, estaba asqueada. Fue antipatriótico. No fue estadounidense. Estamos viendo el edificio del Capitolio siendo desfigurado por una mentira. Y fue algo realmente difícil de digerir en ese momento… Todavía lucho por superar las emociones de eso”.

Su condena del comportamiento de Trump puede arrojar algo de luz sobre sus motivaciones para presentar tanta información dañina sobre el 6 de enero. Los miembros de la comisión han elogiado a Hutchinson y otros republicanos que han testificado, llamándolos patriotas.

La comisión habla sobre la evidencia de manipulación de testigos La comisión ha obtenido el testimonio de algunos testigos importantes miembros del círculo íntimo de Trump, incluso miembros de su familia. Pero Cheney sugirió durante la audiencia que podría haber una especie de bloqueo impuesto por Trump, y que el panel tiene evidencia de manipulación de testigos.

Dijo que un testigo, a quien la comisión no identificó, declaró que: “Lo que me dijeron es que, mientras siga siendo un jugador de equipo, saben que estoy en el equipo, estoy haciendo lo correcto, estoy protegiendo a quien necesito proteger, ya sabes, seguiré estando en buenas condiciones en el mundo de Trump“.

Otro testigo no identificado dijo que alguien en la órbita de Trump les dijo que Trump estaba “pensando en ti” y que “él sabe que eres leal” y espera que “harás lo correcto cuando vayas por tu declaración”.

Cheney dijo que la comisión toma esto “en serio” y considerará los “próximos pasos”, lo que podría insinuar una referencia penal, por posible manipulación u obstrucción de testigos. El representante demócrata Bennie Thompson de Mississippi, presidente de la comisión, hizo un llamamiento público para una mayor cooperación y les dijo a los posibles testigos que si “descubrían algo de coraje que habían escondido en alguna parte, nuestras puertas permanecen abiertas”.

Trump ha negado todas las irregularidades con respecto al 6 de enero y las investigaciones relacionadas.

La nueva evidencia de la comisión es consistente con un patrón de comportamiento de años por parte de Trump, quien ha utilizado repetidamente canales privados y públicos para presionar a las personas que podrían testificar en su contra. Esto sucedió con su exabogado Michael Cohen y su presidente de campaña de 2016, Paul Manafort, durante la investigación de Rusia, y con un embajador de EE.UU. durante las audiencias de juicio político de 2019.

Trump también ha tomado represalias contra personas que brindaron testimonios públicos dañinos en su contra, incluido un alto funcionario de seguridad nacional de la Casa Blanca y su embajador ante la Unión Europea, quienes describieron su campaña de presión contra Ucrania durante las audiencias de juicio político de la Cámara en 2019.

— Josh Campbell de CNN contribuyó a este informe. Asalto al Capitolio