Política

Maurice Armitage: “si nos preocupamos por los demás, este país va a mejorar”

Atletas mejor pagados 2021

¿Pero a usted no le preocupan los escándalos de corrupción por el manejo de la Feria Virtual o el alumbrado navideño?

Claro que preocupan, pero eso es labor que ya recae en las manos de la justicia. Para eso está la Fiscalía General de la Nación. Yo no me puedo convertir en un tipo de juez

Para Maurice Armitage, exalcalde de Cali, invertir en lo social es una prioridad. Y más si la capital del Valle intenta superar la sombra económica de la pandemia y la crisis que dejará el paro nacional, que está a punto de completar un mes. Así lo dejó claro Armitage el día de ayer en el espacio ‘Protagonistas En Vivo’, transmitido en las redes sociales de El País.

Lea también:  Capturados 13 miembros de disidencias que estarían detrás de actos vandálicos en Cali

El empresario no solo expresó que las recientes manifestaciones mejorarán las relaciones con los menos favorecidos de la sociedad, sino que también hay que apostarle a la juventud de la ciudad y a reactivar la plena capacidad del MÍO, que hasta el momento solo tiene operando la E21 y T31.

“Es la primera vez que veo los estratos cinco y seis angustiados, y eso es bueno”. Esa es una frase que usted dijo en una entrevista con la BBC. ¿Qué quería decir con ello?

Cuando llegué a la Alcaldía quise cambiarle el chip a los caleños en la forma en la que todos actuamos con los más débiles de la ciudad para volvernos más bondadosos, más distributivos. Ese mensaje también nos lo está dando el paro nacional, que por supuesto nos está perjudicando a todos, pero creo que tras esto cambiaremos nuestra posición mental para bien.

Es decir, el mensaje busca que haya más sensibilidad para que ocurra un cambio social y el país sea menos inequitativo…

Los colombianos debemos pensar más en el otro. Uno no viene a este mundo a preocuparse solo por uno mismo y su familia, sino por todos los demás. Si nos preocupamos por toda la sociedad, este país va a mejorar.

A usted solo le tocó vivir el paro un solo día, el 21 de noviembre del 2019, pero en esta oportunidad ya vamos a completar un mes. ¿Cuáles han sido los errores y aciertos en Cali frente a la actual situación?

No sé cuáles sean los errores, pero lo que sí puedo decir es que en mi caso no hubo una pandemia que antecediera estos hechos. Es algo que no se lo deseo a ningún alcalde, sea bueno o sea malo, me guste o no me guste. La pandemia ha destruido empleos y posibilidades para que la población sobreviva. Y eso empeora si le agregamos un mal manejo social, si los comedores comunitarios los disminuimos o si invertimos menos en la juventud.

Cuando a mí me preguntan qué pienso de mi Alcaldía , yo respondo que “la vine a disfrutar un año y después de terminarla, porque cuando paso por los barrios, la gente me extraña”. Yo creo que un error de Colombia es que muchos alcaldes se postulan para trabajar por la campaña que se aproxima y no por lo que están. Un alcalde pierde el norte si se preocupa más por quién será el próximo presidente.

¿Usted qué piensa de una Alcaldía que acabó con programas que fueron banderas en la suya? Por ejemplo, los Gestores de Paz, el Centro de Desarrollo Infantil o el Tratamiento Integral a Pandillas ‘Jóvenes sin Fronteras’.

La única explicación que tengo es que posiblemente al alcalde Ospina lo obnubiló, lo avasalló la pandemia, por lo que lo social lo hicieron a un lado y ahora estamos ‘pagando el pato’ por eso. Hace poco me mostraban que en 2019, Cali fue la segunda ciudad con menos hambre del país, según la Cámara de Comercio. Eso es porque le invertimos a la educación o a los comedores comunitarios, que al inicio alimentaban a 4000 personas y lo entregamos con 60.000.

Usted ha acumulado un capital político, ya sea positivo para unos y negativo para otros, ¿qué piensa hacer con él?

Yo creo que sería el peor error de mi vida aprovechar estas cosas que estoy diciendo para un futuro político. Yo les aseguro que no volveré a ser elegido para nada. La única que tiene poder sobre mí en este momento es mi mujer, que mortifica la vida. Pero no voy a ser candidato de nada. Lo que sí haré es ayudar en la medida en que mis fuerzas me lo permitan.

¿ Por dónde debe comenzar la reconstrucción física de Cali ? ¿Cuál debe ser el primer paso?

Cali solo es posible organizarla en la medida en que seamos capaces de recuperar el empleo y el trabajo para que haya posibilidad de que la gente tenga ingresos, porque si trabajamos en lo físico, podremos dar empleo rápidamente. Y una de las cosas físicas más importantes es el MÍO: es algo que no tiene reversa, ¡hay que sacarlo adelante! A mí me ha dado mucha lástima esta crisis la destrucción de las estaciones, pese a que esta siga funcional. Cali tiene casi 1000 buses, si quemaron 40, tenemos 960 buses para que sigan andando. Hay que ponerlos a rodar ya y no decir que las estaciones estándestruidas, pues siguen en pie, con posibilidades de operar.

Hay cierta sensación de que el Alcalde tiene un discurso difuso sobre el paro, pues unos días afirma que hay que quitar los bloqueos, pero en otros dice que el diálogo es la solución. ¿Cuál es el punto medio?

Yo no quiero ser un crítico ni tampoco usar esta entrevista para ese fin. Imagínese que yo tuve al Chontico (Roberto Ortíz) desde el primer instante de mi gobierno hasta que me retiré molestándome todos los días; hasta inventó un periódico y una emisora de radio únicamente para fregarme la vida. Yo me salí de ese lío al no pararle bolas ni contestarle sus mensajes ni mucho menos reuniéndome con él. El alcalde Ospina, sea bueno o sea malo, hay que ayudarle, porque sino perjudicamos la ciudad. A Ospina hay que rodearlo para que la ciudad le funcione.

¿Pero a usted no le preocupan los escándalos de corrupción por el manejo de la Feria Virtual o el alumbrado navideño?

Claro que preocupan, pero eso es labor que ya recae en las manos de la justicia. Para eso está la Fiscalía General de la Nación. Yo no me puedo convertir en un tipo de juez.

Armitage, ¿por qué cree que el estallido social en Colombia tuvo que arrancar en Cali? ¿Por qué sucedió eso?

A mí no me cabe la menor duda de que hay un gran descontento social y necesidad para que se generen cambios que el país necesita, pero tampoco me cabe duda que detrás de este paro hay una organización muy montada en la que escogieron a Cali y el Valle, porque es un departamento perfecto para pararlo; al occidente, nos encontramos con la cordillera y la vía al Mar, al oriente está el río Cauca, al sur está la salida al Cauca, y al oriente, la conexión con el Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. Y desde el punto de vista social, también es estratégico, porque Cali es una ciudad que no tiene pertenencia, al contrario de Manizales o Medellín. Aquí lo que tenemos que hacer es un capitalismo social. Hay que fomentar a todo aquel que tenga un empleo.