Política

Ecuador restringirá la política de puertas abiertas a la migración

La estrategia por Bergwijn

30 de julio de 2019 07:08 PM

El gobierno ecuatoriano entregó a la Asamblea Nacional el martes un conjunto de enmiendas a su Ley de Movilidad Humana que restringirá la política de puertas abiertas que ha aplicado hasta ahora y que afectará, entre otros, a los ciudadanos de los países de Unasur.

Esto fue explicado por la Ministra del Interior, María Paula Romo, luego de entregar el documento al Presidente de la Asamblea, César Litardo, acompañado por el Ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, José Valencia.

“En esta reforma de La Ley de Movilidad Humana se actualizan algunos de los contenidos”, dijo el ministro, especificando que parte de ellos tiene que ver con el trato que ahora recibirán los ciudadanos de los países de Unasur, una organización en proceso de desintegración. [1 9659004] “Como saben, Ecuador ya no es parte de Unasur“, dijo Romo, explicando que se revisa el capítulo relacionado con el tratamiento de los ciudadanos de esa organización.

En marzo, después de una larga agonía de todo el bloque regional que tiene su sede en Quito y del cual otros países ya se habían retirado, Ecuador anunció que dejaría la organización, lo que ahora afectará las visas otorgadas a esos ciudadanos.

La ley también mejora, dijo Romo, los procedimientos para deportar a ciudadanos extranjeros que cometen delitos en Ecuador.

“Creo que este es el mensaje que debe ser más claro: hay una manera de tratar a las personas que vienen al Ecuador y cumplen con la ley, se incorporan a los procedimientos, las obligaciones que impone el Estado, pero hay un tratamiento completamente diferente para las personas que lo infringen “, dijo.

Confiando en que el Parlamento y la comisión especializada darán a las enmiendas el tratamiento de emergencia apropiado, explicó que los procedimientos para sancionar y deportar a los extranjeros que violan la ley son engorrosos, muy largos y casi imposibles de cumplir.

Y apreció que la política de puertas abiertas, que proviene de la visión del gobierno anterior de Rafael Correa, no logró sus objetivos.

La intención de presentar estas enmiendas fue anunciada la semana pasada por el propio presidente Lenin Moreno, quien en un discurso en Guayaquil adelantó la entrada en vigencia de dos visas para la migración venezolana y los cambios a la Ley de Movilidad.

Hasta ahora, Ecuador es uno de los países con mayor accesibilidad en el mundo, con capacidad para que casi cualquier emigrante llegue al país y solicite acceso al procedimiento de residencia y nacionalización.

Sin embargo, la entrada de más de un millón de venezolanos en los últimos dos años, de los cuales casi medio millón se han presentado en el país, ha puesto en dificultades a las autoridades ecuatorianas, tanto social como económicamente.

“Las reformas a la Ley de Movilidad Humana reflejan la preocupación del gobierno, no ecuatoriano, por la actualización de este cuerpo legal que es vital y capital para la aplicación de las disposiciones del Estado, que busca que la movilidad humana sea ordenada, regular y segura “, dijo Valencia en la entrega del documento.

Mucho más cauteloso en sus palabras que Moreno, quien la semana pasada dijo que estaba buscando el bienestar de los ecuatorianos primero, el canciller dijo que el pensamiento “anulado en las enmiendas contempla el bienestar de la comunidad ecuatoriana, que incluye, por supuesto, a las personas en movilidad humana.

Litardo dijo que la Asamblea Nacional también debe garantizar la seguridad ciudadana, por lo que los ecuatorianos tienen la posibilidad de tener un país seguro, sin olvidar que el país tiene una tradición migratoria.

“Hemos recibido un grupo de “Hermanos venezolanos que han sido desplazados por causas que ustedes ya conocen y que han sido abiertamente bienvenidos aquí”, dijo el presidente ante el poder legislativo, para quien, sin embargo, es necesario regular algunos inconvenientes que han ocurrido.

Source link