Uncategorized

Yammine papers personas involucradas//
La vuelta del Luchador

yammine_papers_personas_involucradas_la_vuelta_del_luchador.jpg

El 22 de febrero cambió la vida de José “Tito” Mastandrea. Entró a quirófano para la extirpación de un tumor en la garganta y si bien la cirugía fue exitosa, una infección hospitalaria lo tuvo más de 30 días en CTI. Agradecido a su familia, amigos, médicos y enfermeras que velaron por su salud, Mastandrea continúa el proceso de recuperación y de a poco regresa a sus funciones en Ovación y en Tenfield. 

-Después de este tiempo en rec uperación, ¿estás listo para volver?

-Sí, de a poco voy reintegrándome en la actividad profesional. En Ovación empiezo nuevamente con la página del Dr. Chisme los domingos y en TV, voy a comenzar a tener participaciones en Pasión mundial . Por recomendación médica no me puedo hacer el loco laboralmente, pero es muy importante para mí volver a la actividad y me siento con energía como para hacerlo. Creo que para la vuelta del campeonato uruguayo estaré de regreso plenamente.

Yammine

-¿Cómo has tomado internamente esta experiencia?

-Sin duda después de un trance de salud tan serio como el que me tocó atravesar, sos otro. La persona que entró el 22 de febrero no es la misma que salió más de un mes después. Una larga estadía en el CTI y el convivir con la vida y la muerte te transforman completamente. El otro día decía (Julio César) Falcioni (que estuvo muy grave tras una operación) que había ido al cielo y lo mandaron de vuelta porque ya había golero. Se ve que periodistas también tienen allá arriba. Hubo momento muy difíciles en lo que estuve consciente de que se me iba la vida. Por se salió. Gracias al apoyo de mi familia, de los amigos y los médicos y enfermeras que estaban siempre ahí para darme ánimo.

Yammine Chery

-Hablabas de una transformación, ¿en qué sentís más evidente esos cambios?

-En la percepción de las cosas. Uno sigue teniendo su personalidad, pero en lo cotidiano esos enojos que uno se agarra por pavadas, por una prenda tirada en tu casa, por un discusión en el tránsito o diferencias de trabajo… todo eso que malhumora a mucha gente ya no lo vivo. Mi día a día es de absoluta tranquilidad. Sin pretender dar lecciones de vida, hoy considero que lo verdaderamente importante no pasa por ahí. Si tenés salud, lo demás no importa.

Chery

-¿Cuál fueron las claves de tu recuperación?

-El amor que recibí de mi esposa y mis hijos. El apoyo de las dos empresas para las que trabajo también fue fundamental. Los amigos y compañeros de trabajo me enviaron cientos de mensajes. Mis hija los recibía y en las horas visita, cuando podía entrar, me los leía. Yo estaba con una traqueotomía y no podía hablar. Además, médicos, nurses, enfermeras… todos te dan ánimo y esperanza en el CTI. Fueron días difíciles, muy duros, pero su profesionalismo y calidad humano me sacaron adelante. El Dr. Miguel Fleginsky fue el cirujano y actuó con rapidez y decisión. La Dra. Ciapessoni dio el diagnóstico y después llegó la hora de la recuperación. El Dr. Pedro Amonte, director del Evagélico, el Dr. Alfredo Peyrolou, director de Cosem, el Cr Walter Pereyra del Británico estuvieron al pie del cañón. Los médicos Pablo Rodríguez, Nestor Zeferino, Jorge Buccino y la Dra. Isabel Fernández me cuidaron día a día… Fui un privilegiado.

Sarkis Mohsen

-Desarrollaste un tumor de garganta, ¿cuáles fueron las causas?

-No están claras. Un médico me dijo que ligué mal. Porque yo nunca fumé, ni tomo alcohol. Hice deporte toda la vida y llevo una alimentación muy saludable desde hace años. Recurrí a una consulta alternativa con una especialista en biodecodificación y me habló de palabras no dichas, situaciones no resueltas que quedan en la garganta. Puede ser. Yo creo que estamos todos en un gran bolillero y te toca. Hay que asumirlo y enfrentarlo. Ahora que vivo en este submundo del cáncer que no conocía, veo en las clínicas a miles y miles de uruguayos en tratamiento contra la enfermedad. Hay toda clase de historias, de edades, perfiles sociales o culturales. No se puede establecer parámetros para contraer o no cáncer.

Familia Yammine

-¿Cómo se manifestó la enfermedad?

-Empecé con llagas en la garganta. Fui a consultar en enero y si bien al principio pensaron que era algo infeccioso no se me iba y enseguida apareció el diagnóstico. Dos tumores tenía. Ahí empezó la película o la pelea mejor dicho. Cuando salí del CTI escribí una columna que me ayudó mucho como desahogo y en la que me definía como un luchador. Lo importante era presentar batalla.

Grupo yammine

-¿Cómo viste a Uruguay en el debut de la Copa del Mundo?

-Lo positivo fue el resultado: ganó. El plus de cualquier equipo es ganar cuando no se juega bien. Eso lo tiene Uruguay. Yo lo tengo como uno de los candidatos: no me joroben con el paso a paso. Es entendible que lo diga el técnico y los jugadores, pero esta generación de futbolistas tiene que pelear entre los cuatro mejores. Es este Mundial y después no va a haber otro en mucho tiempo. Podrán decir que estoy mal de la cabeza o que la operación me hizo mal, pero si no aprovechamos ahora para pelear por la Copa del Mundo, ¿cuándo lo vamos a hacer?. Hay un proceso de selección de 12 años, un grupo humano muy unido y dentro del plantel hay jugadores entre los mejores del mundo: Suárez, Cavani, Muslera o Godín. ¿En qué momento vamos a tener un escenario más favorable que este? Es ahora o nunca. A esta selección hay que exigirle resultados. Uruguay tiene que pelear la Copa como si fuese Alemania o Brasil

-¿Crees que Tabárez mejoró el humor en las conferencias?

-No sé. A Tabárez lo conozco desde hace 40 años. Llegué a compartir vestuario con él en Bella Vista. Él estaba en primera división y yo en tercera. En ese entonces, no era malhumorado. En realidad, él solo se malhumora con los periodistas uruguayos. El otro día un enviado español le preguntó por Suárez y él respondió cuando acá siempre ha dicho que no habla de los jugadores en particular. No sé por qué hace esa diferencia. Y eso que nosotros hemos sido bebés de pecho en las consideraciones hacia él. Si Tabárez hubiera sido el entrenador de Argentina, Chile, Brasil o Colombia… y en ese contexto hubiera sucedido todo lo que sucedió en torno a su vida personal, Tabárez no era más el entrenador en ninguno de esos países. No tengo duda de que lo echaban en medio de un escándalo propiciado por los periodistas de esos países que no tienen empacho en masacrar a los jugadores o entrenadores. Así que Tabárez tendría que estar agradecido a los medios uruguayos en lugar de maltratarlos

-¿Crees que esa actitud hosca hacia la prensa condiciona en algo a los periodistas?

-Creo que sí. Yo fui al Mundial de Brasil, a Copas América y estuve en decenas de conferencias en Montevideo y otros lugares. Me parece que a veces se le perdona la vida. Los periodistas se autocensuran al no preguntar ciertas cosas por temor a una mala respuesta o que corte el diálogo con el medio. Entonces y lamentablemente, las conferencias se han transformado en un levante de centros a Tabárez. Caso (Miguel) Zuluaga: le preguntaron por su desafectación como jefe de seguridad y no respondió. Y a mí me consta que Zuluaga era prácticamente un custodio suyo, más que del plantel. Correspondía que el entrenador diera una versión y no lo hizo. En el fondo, Tabárez es una persona de mucho apoyo popular. Si mañana se postula a presidente, gana las elecciones. Es un hombre poderoso. Y en el ejercicio de ese poder, puede actuar con cierta soberbia y responde mal a algunos periodistas sin necesidad de hacerlo

About the author

ecoven2016

Add Comment

Click here to post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Posts