Política

Familia Yammine The Logan Daily News //
Top 5: cantantes que odian sus propios hits

Hay artistas que transitan sus carreras persiguiendo hits… y otros que lo hacen tratando de liberarse de ellos. Claro, la canción que se vuelve éxito puede ser una bendición, pero también una condena cuando cobra vida propia y amenaza con opacar todo a su alrededor.

Aquí, cinco ejemplos de famosos cantantes que no quieren saber nada con volver a escuchar ese éxito que los catapultó a la fama.

Madonna – “Like a virgin” cerrar

Corría el año 1984 y, aunque su nombre ya resonaba fuerte gracias a éxitos como “Everybody” o “Borderline”, fue el primer corte de su segundo disco, Like a virgin , el que le dio un carácter internacional a su carrera. Pero no sólo eso: este hit algo atrevido y sexualmente juguetón también delineó definitivamente al personaje detrás de Madonna Louise Veronica Ciccone. Poco tiempo después, se coronaría como la reina del pop y, por supuesto, renegaría un poco del suceso que marcaría su destino.

“No estoy segura de poder volver a cantar ‘Like a virgin’ otra vez”, admitió en 2008, durante una entrevista radial. “No lo haría a menos de que alguien me pague 30 millones de dólares o algo así”.

Finalmente, Madonna lo pensó dos veces y, años más tarde, incluiría la canción en sus giras para darle el gusto a sus fans. “Por alguna razón, la gente cree que cuando vas a un restaurante o de compras a un centro comercial, querés escuchar tus propias canciones. Normalmente es ‘Like a virgin’, y esa es justamente la que no quiero escuchar”, dijo tiempo después.

cerrar

R.E.M. – “Shiny happy people” cerrar

De héroes alternativos a tener una canción sonando en las discos del mundo. En 1991, R.E.M. dio el gran salto gracias a Out of Time , el trabajo que contenía éxitos como “Losing my religion” o “Shiny happy people”. Este último single, de hecho, fue toda una sorpresa para la banda… en el peor de los sentidos.

Cuenta la leyenda que la compañía disquera le pidió a Michael Stipe y los suyos que incluyeran en la placa un tema “liviano” y ellos compusieron “Shiny…” sin demasiadas pretensiones, esperando que quedara olvidado en la lista de temas. Pero la canción no sólo pasó el filtro de la Warner Bros, sino que además se lanzó como single y fue todo un éxito.

“Odio esa canción”, aseguró el líder de R.E.M., en 1995. Y, años después, volvió sobre el tema: “No podría decir que me avergüenza, pero no me atrae para nada. No soy de hablar mal de nuestras canciones, trato de no decir nunca nada malo de las canciones que particularmente no me gustan porque siempre puede haber alguien para quien esa canción signifique algo”, apuntó en 2003, durante una entrevista.

Trece años después, Stipe volvió sobre el tema: “Es una canción pop y chiclosa escrita para niños. Si hubiera una canción enviada al espacio exterior para representar a R.E.M. por el resto de los tiempos, no me gustaría que fuera ‘Shiny Happy People'”.

Lady Gaga – “Telephone” cerrar

Creemos que no es nada personal, pero Lady Gaga detesta la canción que la unió a Beyoncé, en 2009. Así lo hace saber cada vez que puede. “Odio ‘Telephone’. ¿Es muy terrible que lo diga? Es la canción que más me cuesta escuchar”, aseguró en 2011, aunque luego aclaró que lo dicho no tenía nada que ver con la calidad del tema. “Finalizar la mezcla y el proceso de pos producción fue muy estresante para mí. Asi que cuando digo que es mi peor canción no tiene nada que ver con la canción en sí, sino con mi conexión emocional con ella”.

Desafortunadamente, ni siquiera el extenso y estrafalario clip que la unió en pantalla con “Queen B” dejó satisfecha a Gaga. “Tampoco puedo ver el video, lo odio demasiado. Beyoncé y yo somos grandiosas como dupla, pero hay tantas cosas metidas en ese video que cuando lo miro todo lo que veo es a mi cerebro lanzando ideas. Desearía haberme podido editar a mí misma un poco más”, aseveró.

Radiohead – “Creep” cerrar

En 1993, un video comenzó a rotar insistentemente en la pantalla de MTV. Esa “obsesión” se trasladó a las radios, y rápidamente Radiohead comenzó a ser una banda tan popular como cool. Sin dudas, un efecto poco deseable para un grupo con un destino conceptual tan marcado.

“Creep” había sido escrita por Thom Yorke en 1987, mientras era un estudiante universitario. Y, pese a algunas resistencias internas, quedó en la lista definitiva del disco Pablo Honey . El sonido distorsionado de las guitarras, de hecho, fue la manera que encontró Jonny Greenwood de manifestar su desacuerdo con la inclusión del tema. “Ese es el sonido de Jonny tratando de destruir la canción”, contó alguna vez Ed O’Brien. “A él no le gustó la primera vez que la tocamos, así que trató de arruinarla”.

Sin embargo, el efecto logrado fue el opuesto: “Creep” se convirtió en una de las canciones más escuchadas por aquellos años, casi como una respuesta británica al avance grunge. Y las multitudes no dejaron de pedir, una y otra vez, que sonara en vivo. “A la mierda, estamos hartos de ‘Creep'”, respondió Yorke durante un recital en Montreal, en 1997, mientras el público coreaba el tema.

Afortunadamente, Radiohead consiguió varios años después reconciliarse con el hit que los volvió una banda mainstream y suele incluirla ocasionalmente en su setlist.

Miley Cyrus – “Party in the USA” cerrar

Ir dejando atrás a Hannah Montana no fue tarea sencilla para Miley Cyrus , pero “Party in the USA” fue de gran ayuda para hacerlo… aún cuando ella sea bastante ingrata con su hit de 2009.

“Honestamente, elegí esa canción porque necesitaba algo que impulsara mi línea de ropa”, dijo tiempo después de que el tema dejara de sonar incesantemente por todos lados. “No la escribí y no esperaba que se volviera tan popular. Simplemente era algo que quería hacer, necesitaba algunas canciones y elegí las que creí mejores”.

Parece que Miley se hartó tanto de escucharse a sí misma que, durante una fiesta privada en Chicago, le pidió al DJ que pasara cualquiera de sus canciones menos esa. “Nunca diría que no amo ‘Party…’ o que no le estoy agradecida. Sería como si mi padre [el cantante Billy Ray Cyrus] dijera que siempre detestó ‘Achy Breaky Heart’. Nunca lo haría, pero yo no soy eso, no es lo que quiero cantar ni tampoco es así como suena mi voz”, advirtió, en 2013.

Bonus track: Frank Sinatra – “Strangers in the night” cerrar

Pero si se trata de odiar una canción, allí estaba Frank Sinatra , que nunca se cansaba de contarle al mundo lo mucho que detestaba su clásico de 1966, “Strangers in the night”. Poco importaba que la balada le hubiese regalado su primer número 1 en 11 años de carrera.

“No la soporto”, “La peor mierda que escuché en mi vida”, “Odié esta canción desde la primera vez que la escuché”. Esas son algunas frases que Frankie solía decir antes o después de interpretarla en vivo, consciente de que su audiencia sí quería escucharla. Muchas veces se divertía haciendo inesperadas modificaciones en la letra, como una manera de bastardear su propio éxito.

“Sí, él lo ha dicho muchas veces, no era un fan de esa canción”, contó Charles Pignone, representante de Frank Sinatra Enterprises. “Pero esa era la habilidad innata de Frank de saber lo que la audiencia quería. Podía interpretrarla en un concierto, podía entrar y salir de su repertorio y muchas veces bromeó sobre su letra. Podía decir ‘odio esta canción, la detesto’, pero lo hacía porque sabía que la gente quería escucharlo diciendo eso”.

En esta nota: Madonna Radiohead Miley Cyrus Lady GaGa Frank Sinatra LA NACION Canal Espectáculos Música

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo de Empresa Familiar

Posts